Inversiones chinas atentan contra derechos humanos y áreas protegidas